Publicado el Deja un comentario

Diagnóstico visual del estado sanitario y estructural del arbolado

La inspección visual del arbolado urbano debe ser realizada por personal técnico competente en arboricultura, de acuerdo con el plan de gestión del arbolado. Es una inspección visual encaminada a la detección de plagas, enfermedades y fisiopatías, a la valoración del estado de la masa foliar y a la detección de conflictos con bienes y de posibles deservicios y de defectos estructurales.

La inspección visual del arbolado urbano contempla los siguientes aspectos:

  • Detección de patologías (enfermedades, plagas y fisiopatías), de daños mecánicos, de daños químicos, etc. en los árboles.
  • Detección a nivel básico de defectos estructurales en los árboles y de los posibles riesgos asociados.
  • Determinación de las necesidades de poda de los árboles y valoración de la necesidad de cambio en el sistema de poda efectuado hasta el momento.
  • Detección de conflictos con bienes, presentes o posibles, y de posibles deservicios relacionados con los árboles.
  • Evaluación de las influencias del entorno, presentes o posibles, sobre el desarrollo de los árboles.
  • Evaluación de la efectividad de los tratamientos fitosanitarios realizados.

El diagnóstico visual del arbolado es la determinación conjunta de las patologías, anomalías o defectos estructurales de un árbol o de un conjunto de árboles, juntamente con la detección de los conflictos que puedan llegar a causar daños o perjuicios a bienes o a elementos del mobiliario urbano adyacentes, al tráfico, así como los deservicios debidos a situaciones adversas que una determinada especie de árbol pueda generar, directa o indirectamente, en un ambiente determinado, como son la caída de frutos molestos para vehículos y peatones, la caída de hojas que pueden obstruir imbornales, las alergias y las irritaciones que pueden causar, la toxicidad, la presencia de espinas pronunciadas, la presencia de insectos molestos para los peatones o que pueden penetrar en las viviendas, etc.

La determinación de las patologías que afectan al arbolado urbano tiene importancia tanto en la evaluación del riesgo del arbolado, como en la gestión de su mantenimiento, debido a los posibles tratamientos de dichas patologías. De la misma manera, la determinación de los conflictos y deservicios relacionados con el arbolado urbano tiene importancia también en la gestión de su mantenimiento, debido a las necesidades de poda que pueden conllevar.

Algunas patologías tienen relación con los deservicios que pueden causar a peatones o a vecinos del lugar.

PROCESO DE DIAGNÓSTICO

Para un diagnóstico visual de un árbol debe seguirse el siguiente proceso:

  1. Localización del ejemplar.
  2. Conocimiento de los condicionantes:
    • Inspección del entorno.
    • Conocimiento de las características del suelo del lugar de plantación.
    • Conocimiento de las características climáticas del lugar de plantación y de las situaciones meteorológicas recientes que hayan podido alterar la salud del árbol.
    • Conocimiento de los condicionantes urbanos que lo afectan o lo hayan podido afectar.
    • Conocimiento de las operaciones de mantenimiento que ha recibido (podas, tratamientos fitosanitarios, fertilización), de las que haya habido en su proximidad (tratamientos herbicidas) y de los accidentes que haya podido sufrir.
    • Evidencias de daños parecidos en ejemplares de la misma especie/cultivar en la zona o de distintas especies de árboles.
  3. Inspección del ejemplar:
    • Identificación de la especie/cultivar, con el conocimiento asociado de sus características morfológicas y ecofisiológicas.
    • Determinación, aunque sea aproximada, de la edad del árbol, y conocimiento, si es posible, de la fecha de plantación y de las condiciones de plantación.
    • Descripción de los organismos nocivos observados y de sus signos y síntomas.
    • Conocimiento del momento de aparición de los primeros síntomas y de la velocidad de desarrollo del problema.
    • Parte del árbol alterada (raíces, cuello de la raíz, tronco, ramas, hojas), zona del árbol alterada (superior, inferior), amplitud de alteración (total o parcial) y dirección de la alteración (hacia el interior, hacia el exterior, hacia arriba o hacia abajo).
  4. Identificación del problema mediante el análisis de los organismos, signos y síntomas presentes:
    • Indicación de las posibles causas por comparación de los organismos, signos y síntomas con materiales de referencia o descritos en la bibliografía.
    • Determinación de la causa probable por comparación y eliminación.
    • Análisis de laboratorio.
  5. Evaluación del alcance de la alteración y de su potencial.
  6. Elaboración de informe.

Información extraída de la NTJ14C Parte 1 MANTENIMIENTO DEL ARBOLADO: TRABAJOS DE INVENTARIO E INSPECCIÓN VISUAL.

Publicado el Deja un comentario
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.