Aplicaciones de las NTJ

Las NTJ están redactadas para que sean aplicables en las distintas fases de las obras de jardinería o restauración del paisaje:

1. En la fase de proyecto.
2. En la fase de suministro, ejecución y recepción de la obra.
3. En la fase de mantenimiento.
4. En la certificación.
5. En los pliegos de condiciones técnicas (PCT).

Respecto a los tres primeros, la aplicación que se dé a una norma o a una especificación contenida en ella depende del tipo de NTJ de qué se trate. Hay NTJ de la fase de proyecto (familia 01), de la fase de suministro y ejecución (familias 02 a 13) y otras de la de mantenimiento y gestión (familias 14 a 17). Todas ellas pueden utilizarse como marco de referencia, como consulta o como control de calidad.

Con respecto a la certificación, las NTJ sirven evidentemente para eso dado que un técnico puede certificar o peritar a partir de ellas, comprobando la concordancia de un material o la ejecución de una partida de obra con las especificaciones de las NTJ. Otra cosa diferente es la certificación oficial que puede otorgar a materiales, servicios y obras un organismo oficial o empresas acreditadas.

Las NTJ como referencia para la elaboración de los PCT

Una de las aplicaciones más importantes de las NTJ es su utilización en la elaboración de los Pliegos de Condiciones Técnicas, que pueden incorporar las diferentes NTJ editadas, haciendo referencia explícita a ellas en los PCT generales, ya sean de proyectos como los realizados por las partes contratantes (municipales, de entidades, etc.), de obra nueva o de mantenimiento.

Respecto a la incorporación de las recomendaciones que aportan las NTJ, es trabajo de los que redactan los PCT aceptarlas o no, y, si es el caso, incorporarlas en sus PCT generales o particulares, concretando las forzosas generalizaciones de las NTJ (hace falta recordar que el ámbito de aplicación de las NTJ es toda España) y adaptando las recomendaciones a las condiciones particulares de su ámbito de aplicación. Al ser las NTJ producto de un consenso de todas las partes implicadas, consiguientemente sus especificaciones se refieren a unos mínimos de calidad. Al redactar los PCT, si se cree conveniente, se pueden dar especificaciones con un nivel de calidad más elevado, exigiendo mayor calidad.

Por otro lado se pueden adoptar mecanismos o fórmulas de incorporación de las nuevas NTJ a medida que van siendo editadas, o bien revisar los PCT de la misma manera que las NTJ, que también son revisables.